Our Team

16
Aug

Competitividad y Competencia Laboral

Elaborado por:
Pedro L. Guerrero C.
Consultor en Desarrollo Organizacional.

Para entender la relación y/o vinculación entre el concepto de competitividad y la competencia laboral, valdría la pena considerar ambas concepciones por separado y posteriormente identificar su  correlación.

Cuando hablamos de competitividad, concepto que ha sido objeto de muchos debates y abordaje, en función de la perspectiva y/o contexto en el que se ha definido, al menos hoy, debe ser entendido desde varios ámbitos: la competitividad desde el ámbito de las empresas, sectores de industrias, regiones o países. Es decir, y aunque guarden alguna relación, no es lo mismo hablar de competitividad desde la perspectiva de una empresa, grupo de empresas, de una región o de países. En el contexto de la competitividad de un país esta se mide en “el grado en el cual un país, bajo condiciones de mercados libres y justas, puede producir bienes y servicios que superen la media de los mercados internacionales, incrementando en forma sostenida los ingresos reales de su población y por consiguiente mejorando su condición de vida”. Desde este punto de vista la competitividad de un país esta determinada por el comportamiento de sus variables macroeconómicas: niveles de inflación, valoración de su moneda en el mercado, índice de desempleo, etc, niveles educativos y de escolaridad de su población, la estabilidad y seguridad par las inversiones relacionadas con el marco jurídico y normativo de dicho país, desarrollo de su infraestructura física, barraras impositivas, etc.

Como se puede inferir el nivel de competitividad de un país o de una región esta relacionada y condicionará la competitividad a nivel de las empresas.

En el contexto de la vinculación que queremos establecer, la relación entre la competitividad y las competencias laborales, nos estaremos refiriendo en lo fundamental a la competitividad desde la óptica empresarial. Desde dicha óptica la competitividad debe ser entendida como: “La capacidad que tiene una empresa para, proporcionalmente, generar más riqueza que sus competidores en mercados nacionales e  internacionales”. Es decir, la competitividad empresarial significa lograr una rentabilidad igual o superior a los rivales en el mercado.

Todo esto significa que la  competitividad de una empresa se deriva de su ventaja competitiva en los métodos de producción y organización (precio y calidad del producto final) frente a sus competidores específicos.

El concepto de competencia laboral ha tenido menos dificultades en su definición que el de competitividad, la misma puede ser entendida como: “Capacidad productiva de un individuo que se define y mide en términos de desempeño extraordinario en un determinado contexto laboral, y refleja los conocimientos,  habilidades, destrezas y actitudes necesarias para la realización de un trabajo  efectivo y de calidad.

En otras palabras: una competencia es un conjunto de destrezas, habilidades, conocimientos, características conductuales y otros atributos, los que, correctamente combinados frente a una situación de trabajo, predicen un desempeño superior. Es aquello que distingue los rendimientos excepcionales de los normales y que se observa directamente a través de las conductas de cada ocupante en la ejecución cotidiana de un puesto de trabajo.

Las competencia laboral mueve a la organización a desempeñase de forma efectiva y a mejorar de forma sostenida sus capacidades para satisfacer las necesidades de sus clientes interno y externos con la  calidad requerida.

Desde esta perspectiva el desarrollo e implementación de la competencia laboral se han convertido en una de las estrategias para hacer sostenible la competitividad de las organizaciones.

Si bien es cierto que la competitividad de las empresas o instituciones tienen una relación estrecha con las mejoras de sus sistemas y métodos de producción y organización del trabajo de cara a lograr la producción de bienes y servicios con mayor nivel de calidad y bajo costo, no menos cierto es que dicha competitividad también está relacionada con la manera como las personas en dichas organizaciones realizan o desempeñan sus funciones. Es decir, en la medida que los colaboradores de una organización desempeñen de forma extraordinaria sus funciones para favorecer las mejoras en los sistemas de producción y organización del trabajo para producir con mayor nivel de calidad y a bajo costos los bienes y/o servicios que produce, mayor nivel de competitividad tendrá dicha organización, con la particularidad que la productividad que se lograr a través de la gestión humana efectiva, expresada ésta, en el conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes para el trabajo productivo y de calidad (Capital Intelectual), al ser difícil de imitar por los demás competidores, hace mas sostenible la competitividad en el tiempo.

Esto significa que posiblemente una de las estrategias que  hace mas sostenible hoy la competitividad de las empresas u organizaciones está relacionada con la implementación de la gestión humana por competencia, en la medida que la misma contribuye de forma significativa a mejorar el desempeño laboral extraordinario vinculado a la producción de bienes y servicios.


Uste debe estar logueado para dejar un comentario.